LA PAGINA ELEFANTIL, Página Aguirre Botello

LA CASA DEL ABUELO.
Riberas de Pravia, Asturias, España.

* Con "M" de Manolo's
 

B I E N V E N I D O S



Autor:
Ing. Manuel Aguirre Botello
Octubre, 2002

 

 

Tu opinión es importante
Manda un mensaje


o haz contacto con:
Ing. M. Aguirre

 


Contenido:
  PAGINA ELEFANTIL
  Página de Hoy
  Que hay de Nuevo
  Info del Grupo
  Miembros del Grupo
  Biografías
  Genealogía
  Historias y Relatos
  Galerías de Fotos
  Sucesos
  E-Mails
  Información Económica
  MAPA DEL SITIO (Site Map)
  SITIOS DE INTERES
  BUSCADOR DE TEMAS
  INFO DE CONTACTO

 

Eres el visitante:
 19255
desde Octubre  de 2002

 

 


Mapa del Sitio (Site Map)
 

La foto muestra un bello paisaje y al fondo de color blanco e incrustada dentro del verde del follaje que la rodea, la casa que fue de la familia Aguirre Alvarez en Las Rabias, pequeño caserío que se encuentra muy cerca de Riberas en Soto del Barco, Asturias, España, tal como luce actualmente, más de 130 años después de que el Abuelo salió de allí en busca de fortuna.
                   LEE ABAJO ESTA HISTORIA.


UNA HISTORIA QUE CONTAR ...

A continuación podrán leer una bonita historia que nos remonta más de 200 años atrás y que nos ha permitido conocer el origen de la casa familiar del abuelo Emilio Aguirre Álvarez en Las Rabias, un pequeño caserío cercano a Riberas en Soto del Barco, Asturias, España y el estado en que se encuentra esa casa, en la actualidad.

EL ORIGEN.
De acuerdo con la investigación de Cristina Jerez de la Biblioteca de Pravia, los primeros habitantes con apellido Aguirre aparecen registrados y asentados en Las Rabias hasta el Censo de 1815, por lo que antes de esa fecha debió edificarse la primera casa de la familia Aguirre en esa zona.
Sin embargo otra posibilidad que existe es que dicha propiedad fuera heredada a la bisabuela Rosa Álvarez, dado que ya para 1801 el Censo registra también varias personas de apellido Álvarez en Las Rabias.
Nuestro abuelo Emilio Aguirre Álvarez debió nacer allí, en el año de 1854 y según atestigua su fe de bautismo fue registrado y bautizado en la Iglesia de Santa María de Riberas, en el pequeño poblado de Riberas, entonces conocido como Riberas de Pravia.

LA FORTUNA DE UNA CARTA.
Ya en otro texto de esta misma página web les he comentado respecto a la famosa "Caja Negra" que después del fallecimiento de mi tía Cristina Aguirre tuvo a bien recuperar mi hermana Elsa, en México, D.F.
Pues bien, dentro de aquella caja que las tías Aguirre Betancourt guardaron con tanto esmero, una de las verdaderas reliquias que encontró mi hermana, fue una carta recibida en Cuba por el abuelo Emilio Aguirre en el año de 1891. En dicha misiva se hacía referencia a la casa familiar de Las Rabias, con una propuesta de remodelación que habría solicitado el abuelo y unos planos de la construcción, mostrando allí las mejoras que le sugerían para que su madre (mi bisabuela Rosa Álvarez) pudiera habitarla con más comodidades.
El texto completo de la carta y las imágenes reducidas de los planos los pueden ver en la Cronología del Abuelo dentro de esta misma sección, haciendo click sobre el hipervínculo anterior.
A continuación inserto una imagen reducida de una de las páginas de la carta original
 

Haga Click para ampliarla


LAS CARTAS DE 1928.
Al igual que la carta que aparece arriba, también encontró mi hermana Elsa un paquete de cartas que recibió el Abuelo en 1928 procedentes de Las Rabias y que venían dirigidas por Antonio Alonso y Generosa Ungido Aguirre. Ella era sobrina del Abuelo, pues era hija de una de sus hermanas y aunque al principio criemos que era hija de Generosa, uno de los últimos documentos de mi padre, que encontré de forma accidental (ver e-mail del 18 de junio de 2001) nos aclaran que por el contrario, era hija de Nicolasa Aguirre Álvarez.
Les muestro el documento que me hizo llegar mi Papá el año pasado
:


Ustedes podrán ver las partes más sobresalientes del contenido de aquellas viejas cartas, si acceden a la Cronología del Abuelo y las relaciones familiares, si acceden al Árbol Genealógico Aguirre, haciendo click en el hipervínculo que corresponda. En el texto de las cartas observarán el cariño con que intercambiaron vivencias y fotografías familiares, en un momento en que Antonio Alonso demostraba encontrarse muy enfermo y el abuelo se encontraba muy cerca de la muerte, razón por la que debió mostrar especial nostalgia por su tierra natal. Las cartas que escribió el abuelo jamás las veremos, pero les muestro una imagen reducida de una de las últimas, que fue escrita por Generosa su sobrina, cuando Antonio Alonso gravemente enfermo ya no podía escribirla. Deduzco que fue escrita por ella por ser la última (1929), tener letra distinta y estar firmada por ambos.
 

Haga Click para ampliarla


Todas estas cartas que intercambiaron el Abuelo y Antonio Alonso en 1928, nos hicieron suponer que la casa que ocupaban para entonces Antonio y Generosa en Las Rabias, podría ser la casa familiar del Abuelo que se mencionaba en 1891 para ser remodelada.

CRISTINA JEREZ Y LO QUE SUPIMOS EN 1998.
En 1998 tuvimos la suerte de contactar a Cristina Jerez Prado en la Biblioteca de Pravia, gracias a la sugerencia que recibí de José Luciano Menéndez Muslera (Ciberwalker), mismo que hasta esta fecha continúa administrando Asturias desde Pravia , decana página de la región, que opera desde 1996 y que ahora tiene una nueva versión. Les recomiendo visitarla pues es sumamente ilustrativa.

Mucha de la información que pudimos conocer a través de Cristina ya se ha relatado en la Cronología del Abuelo, pero pueden acceder directamente haciendo click en el hipervínculo anterior, para volverla a leer.

Sin embargo, nuestra buena amiga Cristina no se quedó allí, pues uno de aquellos días tuvo a bien hacer un viaje en auto hasta Las Rabias, el hermoso caserío rodeado de grandes árboles y muy verde vegetación que se encuentra incrustado en lo alto de una colina. Aunque la distancia desde Pravia, recorrida en auto, no es muy grande, saber llegar allí no es del todo fácil, pues no es un sitio tan conocido como Riberas. En aquella ocasión Cristina nos hizo el favor de ir hasta allá y localizó la casa de la familia Alonso (que ahora hemos comprobado, es la misma casa donde nació el Abuelo Emilio) y para sorpresa nuestra, Cristina no solamente localizó los descendientes de Antonio Alonso, sino que platicó con Doña Celsa Alonso Riesgo, que se quedó sorprendida de todo lo que sabía Cristina de la familia Alonso y que nosotros conocimos gracias a las viejas cartas.

Esta es una transcripción de lo que mandó decir Cristina en aquella ocasión:
D. Manuel Aguirre Botello:
Por fin puedo darle buenas noticias. Ayer he conseguido localizar en Las Rabias a una hija de Emilio Alonso Ungido, que se llama Celsa Alonso Riesgo. Ella me contó que su padre, Emilio, y Manuel (lo llaman Manolo) habían muerto, y también murió Oscar, el hijo de Marina, aunque vive un nieto de Marina, hijo de Oscar que también se llama Oscar. Pero aún viven Marina y Esperanza. De José y de Luis no saben nada.

La mujer se quedó bastante sorprendida de todo lo que le conté. Le voy a dar la dirección para que pueda enviarle una carta.

Doña. Celsa Alonso Riesgo
Las Rabias    --    Riberas de Pravia

33127       SOTO DEL BARCO

ASTURIAS -- ESPAÑA

Con su permiso voy a enviarle yo a Celsa por correo una copia del árbol genealógico que me envió para que se dé cuenta del parentesco exacto que les une.
Quedo a su disposición para cualquier otra cosa que necesite.

Saludos

Cristina Jerez Prado.

A pesar de que le envié primero una carta normal y después un sobre a través de DHL, de Doña Celsa nunca tuvimos respuesta.

SAULETE Y RUBEN IGLESIAS, CONFUSION AFORTUNADA.
Desde 1998 he buscado en Google información sobre Riberas, que por cierto en aquel entonces era muy escasa comparada con la que ahora se encuentra por ese medio. Por tal razón y tras el fracaso de Luighi, que en verdad no era el primero pues ya había enviado E-mails con anterioridad a posibles contactos pero sin recibir jamás respuesta, un día de julio del presente 2002 encontré una página web de un joven llamado Rubén Iglesias y que vive precisamente en Riberas.

De hecho, esa era la primera página personal que había encontrado, pues otras eran de escuelas o dependencias oficiales. Me sentí contento de encontrar aquella página que como es de suponer se refiere a las aficiones (esquiar) y los gustos propios (reptiles) de un muchacho de su edad (23 años), pero de inmediato decidí enviarle un mensaje por correo electrónico y ver si podía hacer contacto con él o con alguna otra persona interesada. Por alguna razón no encontré su E-mail en la página, pero encontré un enlace con una página similar de su "amigo" Saulete que vive en Grado y que es una población cercana a Riberas. Así las cosas le envié un mensaje a Saulete en el que le decía lo siguiente:

Hola Saulete... Mira, he encontrado tu página a través del buscador Google y entiendo vives en Grado. Yo tengo actualmente 67 años y vivo en Querétaro, México, mi abuelo nació en Riberas, en aquellos muy lejanos años llamado Riberas de Pravia, más exactamente en un lugar llamado Las Rabias. Yo no conozco esa zona, ni jamás he visto una foto de dicha población en la red. Me gustaría encontrar alguna persona que quiera intercambiar información conmigo. Se que el grupo de ustedes son muy jóvenes y lo que menos les debe interesar, es establecer contacto con un viejo, pero si saben de alguien por favor avísenme. Entiendo que Riberas es un lugar pequeño y Las Rabias quizá sea solamente un caserío, si tienen algunas fotos se las agradeceré. Ya vi la foto del paisaje serrano que puso tu amigo Rubén en su página y está increíble. También veo que estudian Ingeniería, yo estudié ingeniería eléctrica pero ahora estoy retirado. Mi abuelo se llamó Emilio Aguirre Alvarez y salió de Riberas alrededor de 1854. Un saludo y habrás de disculpar tanta lata.
Manuel Aguirre Botello

En verdad que yo no esperaba que me contestara, pero para el 17 de agosto recibí la respuesta:

Hola, soy Saúl, perdona por haber tardado tanto en contestar, pero es que hacía tiempo que no me conectaba. Llamé a mi amigo Rubén, que es el chico de Riberas y le pregunté sobre Las Rabias, y el en concreto no lo conoce, pero dice q su padre y su abuela seguramente si lo sepan, así que preguntaremos y sacaremos fotos para enviárselas por correo y que así las pueda ver. Pues nada mas, para cualquier pregunta, no dude en escribir. Un saludo muy grande desde España.
Saúl

Yo contesté de inmediato el mensaje y unos días después me llegó la respuesta de Rubén Iglesias, que les reproduzco a continuación:

Hola Manuel:
Me alegra encontrar alguien que tiene tanto interés por sus orígenes. Yo vivo en Riberas, y mis abuelos son, por parte paterna, de Riberas; mi abuelo ya hace tiempo que murió, pero mi abuela sigue viva, y es posible que conozca a alguno de los nietos de Generosa Aguirre que se mencionan en las cartas que tienes de tu abuelo, siempre y cuando siguieran viviendo por la zona. Mañana si tengo tiempo le preguntaré.
Hoy estuve con mi novia Evelyn (prima de Saúl) en Las Rabias, está a un par de kilómetros de Riberas. Yo no recordaba donde era exactamente Las Rabias, me sonaba el nombre, pero mi padre me lo confirmó. El pueblo lo forman 4 casas y una más un poco alejada. Hay un molino abandonado que puede ser el que se menciona en las cartas. Y tengo que decirte que creo reconocer la casa del plano que dibujas, precisamente esta muy bonita y arreglada, aunque no había nadie para preguntarle por la distribución interior y confirmar que era esa.
Por ahora nada más, espero que esto te sirva de algo, y espero una respuesta tuya.
Un abrazo.

Rubén Igl.

El mensaje de Rubén me llenó de emoción, por primera vez podía tener contacto con una persona que viviera precisamente en Riberas. En verdad que me sentí aparte de contento, muy agradecido por la acción de Rubén de ir hasta Las Rabias en busca de la Casa del Abuelo y de las buenas noticias que me daba.

¿Y la confusión afortunada?
Pues nada, que cuando conocí a Rubén en España, supe que el buen Saulete es un niño de 10 años, primo de Evelyn, quién es novia de Rubén. Ambas páginas la de Rubén y la de Saúl, las hicieron sin otro fin que divertirse y hacerse bromas entre ellos, pero sucedió que los buscadores como Google que barren y aspiran toda la información que fluye por el ciberespacio, un día reconocieron ambas páginas y esa fue la buena suerte que tuve para encontrarlos. De hecho Saulete no fue el que me contestó en primer termino, fue por conducto de Evelyn que recibí su respuesta. No cabe la menor duda que fue: ¡una confusión muy afortunada!

NUESTRO VIAJE DEL 2002 A ASTURIAS.
Desde que Cristina Jerez encontró datos de la familia Aguirre, había tenido el deseo de viajar nuevamente a España, pues la última vez que habíamos estado en 1992, nunca pensamos en viajar a Asturias y ni remota idea teníamos de donde estaba el famoso Riberas de Pravia que tanto mencionaba nuestro padre. El año pasado que quisimos ir, cuando nos dimos cuenta ya se había terminado el año. No queríamos ir en tiempo de mucho frío, ni en los meses de julio y agosto en que hay demasiado turismo, por lo mismo los meses posibles eran junio o bien septiembre.
Cuando planeas demasiado una cosa luego surgen contratiempos, así que una vez que Mela estuvo de acuerdo el viaje se concretó en no más de 3 semanas y aunque aún en septiembre hay mucho turismo a España, logramos un bonito recorrido que incluyó a Lisboa y Fátima en Portugal; luego Asturias para conocer Pravia, Riberas, Las Rabias y además Oviedo y Gijón; despué la capital Madrid, con sus alrededores y finalmente Granada y Córdoba en Andalucía.
La salida se programó en un vuelo del día 11 de septiembre, precisamente un año después del atentado terrorista a las Torres Gemelas, pero por fortuna todo resultó sin mayores contratiempos y para el día 18 después de visitar Lisboa y Fátima en Portugal, llegamos por fin al Hotel Casa del Busto en Pravia, Asturias.

Ya para entonces había recibido acuse de recibo, tanto de Cristina Jerez, como de Rubén Iglesias, quienes estaban enterados de nuestro viaje:

Hola Manuel:
Perdona que no te respondiera antes, es que mi ordenador esta averiado, y no puedo conectarme apenas. Ahora estoy en casa de un amigo, y no puedo extenderme mucho. En cuanto pueda te escribiré, pero que sepas que espero conocerte cuando vengas por aquí (por que como no vengas me enfadaré).
  Pues lo dicho, en cuanto pueda te escribo, anticiparte que mi abuela conoce a tu familia, y me dijo que una de ellas, que no recuerdo el nombre ahora, vive aquí al lado, en Caseras, pero no he tenido tiempo de ponerme en contacto con ella aun.
Un abrazo de tu amigo Rubén

Buenas tardes, Manuel:
De nuevo con retraso la respuesta, esta vez debido a un problema con el servidor de correo que me permite recibir mensajes pero no enviarlos. Por este motivo tuve que abrir una cuenta en yahoo porque si no lo hago hubieran llegado ustedes antes que mi respuesta.
Me alegra mucho tener noticias suyas de nuevo y de que por fin vayamos a conocernos. Además, da la casualidad de que la biblioteca está justo al lado del Hotel del Busto, así que vamos a ser vecinos al menos durante mi jornada laboral. El hotel es precioso, está en una casa antigua muy bien restaurada y los dueños lo gestionan muy bien. Pertenece al Club de Calidad de Casonas Asturianas y es el mejor sitio para quedarse. Yo les daré toda la información que necesiten sin ningún problema y para cualquier cosa que haga falta antes del viaje no duden en ponerse de nuevo en contacto conmigo.
Esperando verles pronto, les mando saludos.
Cristina Jerez.

PRAVIA Y CRISTINA.
No podía creerlo, por fin estábamos en Pravia sin mayores contratiempos y salvo que no supimos tomar el libramiento (la ronda) de Avilés, llegamos a allí procedentes de Oviedo, que es la capital del Principado de Asturias. Como alquilamos un auto, al llegar a Pravia ya habíamos recorrido la carretera que viene desde Soto del Barco y en el trayecto no solo habíamos observado los letreros que indicaban las entradas al poblado de Riberas, también habíamos visto la belleza del paisaje de aquellas lejanas tierras y el serpentear del Río Nalón en un costado de la carretera que en algunos momentos se nos hizo visible, sobre todo al cruce de uno de los puentes.
Estábamos a punto de conocer la "tierrina" del abuelo.
Como llegamos por la tarde al Hotel Casa del Busto, ya cuando salimos a la plaza cívica estaba cerrada la Biblioteca y no pudimos localizar a Cristina, pero nos dimos a pasear por aquella pequeña población y a tomar algunas fotografías del lugar. La que sigue es una fotografía de la Biblioteca de Pravia de la cual Cristina es la única responsable y maneja con eficiencia y buen estilo el control de más de 17000 volúmenes, en una población cercana a los 9000 habitantes. El nombre de la Biblioteca Pública es Antón de Braña y se encuentra en una costado de la Plaza de la Marquesa Valdés.

 


Al día siguiente por la mañana, la biblioteca abría a las 10:00 horas y ya estábamos allí desde algunos minutos antes. Cuando nos acercamos a la puerta para ver si estaba abierta, una persona muy preocupada nos la abrió, aún antes de tocarla. Era Cristina que acongojada y a punto de llorar nos pidió una disculpa y nos dijo: - Perdónenme pero mi abuela que tanto quiero está muy grave y debo de irme de inmediato, se quienes son ustedes pero no puedo esperarme, estoy muy preocupada y debo irme ahora. Les ofrezco que abriré el día de mañana -.

No había otro opción, tendríamos que cambiar de plan ...

POR FIN RIBERAS Y LA SEÑORA ENGRACIA.
Subimos a nuestro auto Fíat que habíamos alquilado en Oviedo y tratando de recordar lo que había observado el día anterior, tomé la carretera que conecta Pravia con Soto del Barco que es la AS-16, sabía que unos cuantos kilómetros adelante se encontraba una señal que indicaba el acceso al poblado de Riberas. En la primera entrada que localicé di vuelta a la derecha y pasamos un corto túnel que evita el cruce a nivel con la vía del ferrocarril.
Si se acuerdan de las viejas cartas de 1928, en una de ellas el Abuelo Emilio había anotado al calce: "Preguntarle del ferrocarril de la Corte" y en la siguiente de las cartas Antonio Alonso le comentaba: "Este ferrocarril pasa por Riberas, por el lado de arriba de la carretera a unos 20 metros de distancia", pero también le decía más adelante: "Pues sabrás como nosotros ya tenemos carretera desde Riberas hasta El Trabe (no localizo ahora este sitio) y para la primavera creo que llegue a Los Veneros, pasando por Las Rabias y después creo la unirán a la de Valdemora, que pasa por Las Pandiellas y va a salir a Laperal, así que esto se esta poniendo como nunca, quisiera que vinieras a darte una vuelta ...".
Ya conocemos la historia y el Abuelo nunca pudo regresar a conocer aquel importante avance en las comunicaciones de la región, pero dichos caminos aún existen, el primer tramo desde Riberas hasta Fontebona es la carretera AS-316 y un segundo tramo desde allí hasta Laperal pertenece a la AS-315, imagino que estos caminos deben de ser preciosos pues se internan en la serranía y los paisajes desde allí podrían ser insuperables. En cuanto al ferrocarril que mencionaba el Abuelo, es precisamente el que pasa por arriba del túnel que cruzamos para entrar a Riberas.
Pero en fin, después comentaremos más sobre este tema, mientras tanto nosotros al doblar a la derecha encontramos de inmediato y también a nuestra mano derecha una casa, pero no había nadie a quién preguntar. Lo que habíamos planeado al salir de Pravia consideraba localizar primero a Rubén Iglesias, pero en verdad no teníamos ningún dato, pues su mensaje que había leído hasta que llegué a Madrid, no me indicaba ninguno, por lo tanto como era una suave colina decidimos continuar el ascenso, pero no se veía ni una sola alma a quién preguntar.
Al llegar a una bifurcación y seguir subiendo vimos por fin a una señora y me apresuré a colocar el auto junto a ella y poder preguntarle.
Como se trata con gente muy amable y la señora de inmediato se propuso darnos el mayor detalle de lo que le preguntábamos, acabamos por estacionar el auto y bajarnos a platicar. Ella es Engracia Martínez Valle y vive en una bonita casa rodeada de árboles frutales, bellas plantas e incomparable paisaje, el sitio donde está su casa se conoce como Monterrey y en verdad que hace honor a su nombre. Cuando le preguntamos donde estaba la Iglesia de Santa María de Riberas, de inmediato me invitó a pasar a su casa y me mostró desde allí la torre de la iglesia que se encontraba enfrente montada en lo alto de otra incomparable colina y me dio todos los datos de como debía de hacer para llegar hasta allí.
Nos permitió tomar video y fotos del paisaje que se dominaba desde su casa y a Mela le obsequió varios de los sabrosos higos de uno de sus frutales, que no tuvo empacho en subirse a la barda de su casa para cortarlos ella misma.
Cuando le preguntamos sobre la casa de Rubén Iglesias, al principio dudó un poco, pero una vez que mandó llamar a su esposo Esteban Colao García a quién también tuvimos el gusto de conocer, recordó mejor y lo identificó claramente cuando nos dijo: -Ah sí, el de la iguana- recordando que Rubén tal como mencioné antes le encanta ese raro tipo de bichos y tiene uno de ellos en su casa a quién le llama: "Mary iguana".
Resultó que su casa es la primera que se encuentra al entrar y la misma que ya habíamos visto antes, así que después de despedirnos y de agradecerle todas sus amabilidades decidimos buscar a Rubén ...

RUBEN, NUESTRO JOVEN Y AMABLE GUÍA.
Encontrar la casa de Rubén ya no era problema, pero tener la suerte de encontrar a Rubén dentro de su casa, eso ya era distinto, pues no habíamos fijado ninguna fecha exacta para vernos.
Enfilamos nuestro auto hacia su casa y al llegar vimos un pequeño auto del que descendía un joven, despidiéndose del que lo manejaba, así que no esperé más, me bajé del auto y le pregunté: -Hola, ¿Conoces a Rubén Iglesias?- y de inmediato me contestó: - Sí, soy yo ... ¿Manuel? ... ¡Manuel que gusto verte!
Un golpe de suerte y habíamos encontrado a Rubén en el preciso momento en que llegaba a su casa. Las cosas se iban componiendo poco a poco, después de que abrumada por su pena no habíamos podido platicar por la mañana con Cristina Jerez.
Rubén de inmediato nos invito a pasar a su casa, que es muy bonita, amplia y está recién remodelada. En la cocina super equipada de su casa, nos pusimos a beber un poco de refresco que el nos ofreció y comenzamos de inmediato a platicar sobre el tema de nuestra visita ...
Enseguida aparece una foto que tomamos a la entrada de su casa:
 


Antes de continuar adelante quiero que vean en la foto, no solamente a Rubén y a mi, si observan en la parte del fondo se alcanza a ver el terraplén de la vía de ferrocarril que comentamos antes y que pasa a escasos 50 metros de su casa. La caseta con techo de cuatro aguas no me parece recordar que sea la estación del ferrocarril de Riberas, pero posiblemente preste algún servicio al ferrocarril.
Después de platicar un buen rato y comentarnos que tanto su papá como su mamá se encontraban trabajando y de habernos mostrado diversas partes de su casa, Rubén nos ofreció llevarnos a Riberas y además a conocer a su abuelita.
Por cierto que a la que no conocimos fue a Maryiguana, pero seguramente estaba también por allí ...

LA ABUELITA DE RUBÉN.
Rubén pensó que lo mejor era pasar en primer término a la casa de su abuela paterna, pues había nacido allí en Riberas y conocía a muchas personas del lugar y entre ellas posiblemente a los descendientes de Generosa, la sobrina del abuelo que casó con Antonio Alonso y escribía las cartas. De hecho Rubén nos decía que su abuelita le había dicho haber conocido a una señora de nombre Generosa, sin embargo también nos había comentado que su abuelita por ser una persona de edad a veces cuando platicaba sobre alguna cosa podría confundir los nombres o las fechas. Pero la verdad sea dicha, cuando llegamos a su casa encontramos a una persona amabilísima, perfectamente consciente de lo que nos platicaba y sobre todo muy activa y valiéndose por si misma para todo a pesar de su edad. Ella vive en Riberas en una casa muy risueña y acogedora y vive sola, pues como nos lo dijo, así le gusta.
Inmediatamente nos comentó que si conocía a la familia Alonso que vive en Las Rabias y que incluso una de ellas acababa de fallecer apenas unas semanas atrás, ella nos dijo que la que había fallecido era Celsa (nuestra conocida) y por lo mismo pensé que era una lástima, pues ya no podríamos hablar con ella. También nos mencionó que había una pariente llamada Generosa y que vivía en Soto del Barco, pero no fue posible ubicar con exactitud el lugar en donde vive.
La abuelita de Rubén se llama Contela y mientras platicábamos dentro de su casa, ella nos ofreció de un riquísimo licor que prepara con una frutilla de la región y que tiene un sabor exquisito. Como vio que nos gustó tanto nos obsequió una botella completa, la cual disfrutamos durante todo el viaje.
Poco después tuvimos que despedirnos y agradecerle su hospitalidad y su valiosa ayuda.

LA IGLESIA DE SANTA MARÍA Y EL BAUTISTERIO.
Cuando manejas y otra persona te va guiando, la verdad es que se disminuye la atención y con la plática, no se pone tanto cuidado en los detalles del camino. Sin embargo después, cuando estuve solo, me puse a analizar que para llegar a Riberas cuando se viene de Pravia (no de Soto del Barco) la primera entrada a la derecha es la que conduce a la casa de Rubén y esa zona se llama La Plana, aunque subiendo por allí se llega también a la casa de la Sra. Engracia; la segunda es la de Monterrey, que conduce directo a la zona donde vive la Sra. Engracia; la tercera entrada es la carretera AS-316 que lleva a Los Veneros y por lo mismo a Las Rabias y la cuarta es la que conduce a Riberas y por lo mismo al sitio donde está la Iglesia de Santa María de Riberas.
Tomando dicho camino comenzamos a subir una suave colina, hasta que después de aproximadamente un kilómetro recorrido descubrimos la torre de la iglesia, la misma que una hora antes había observado desde la casa de Doña Engracia, pero entonces desde otro ángulo distinto y a mayor distancia.
Justo enfrente de la iglesia existe una pequeña plazoleta de forma trapezoidal, que podemos decir que es el atrio. Por cada lado de la plaza llega una calle angosta, una para entrar y la otra para salir, mientras que dos hileras de casas bordean los costados de la plazoleta.
Como pueden observar en la foto siguiente el edificio de la iglesia es bastante angosto por su frente y por lo mismo la torre del campanario es a la vez su propia fachada, esta es de tres plantas, con balcones y pórtico sobre arcos de piedra en el nivel inferior.El capitel es de pizarra. La iglesia de Santa María de Riberas, se levantó inicialmente en 1803, en sustitución de otra de época medieval y que finalmente fue construida gracias a los donativos de los indianos que regresaban de América con regular fortuna. Sin embargo fue muy dañada y destruidos todos sus archivos de bautizos, matrimonios y fallecimientos durante la Guerra Civil Española de 1936 a 1939, por lo que en tiempos mas recientes tuvo que ser reconstruida.


Después de que Rubén nos hubo relatado los pormenores de la zona y que tomamos las respectivas fotografías y video, el siguiente paso era conocer el interior de la iglesia, pero por desgracia estaba cerrada con llave. Nuestro experto guía no dudó ni un momento y cuando nos dimos cuenta ya la había conseguido en una de las casas vecinas.
El interior de la iglesia es bastante sobrio y sencillo, su arreglo como casi todas las iglesias tiene la forma de una cruz, estando al frente el altar principal con un crucifijo al centro y dos imágenes a los lados, una de ellas es la de la Virgen María y la otra San José; en el costado derecho del edificio se encuentra una capilla más pequeña y en el costado izquierdo se encuentra el Bautisterio.
Debo comentarles que para mi personal forma de ver las cosas, la pila bautismal que allí permanece fue la que más impresión y emoción me produjo, dado que no pude evitar traer a mi mente la imagen de mi abuelo en el momento en que fue bautizado el 29 de septiembre de 1854 en aquel mismo sitio y pila bautismal. Nosotros estuvimos allí el 19 de septiembre de 2002, ¡casi 148 años después!
Enseguida les muestro la fotografía de la pila bautismal.

 


EL CEMENTERIO Y LA ESCUELA.
Cuando salimos de la iglesia Rubén nos dijo: -¿No quieren conocer el cementerio?- y tras dudar un poco y haberle preguntado a que distancia se encontraba de allí, optamos por que Mela permaneciera en el auto y Rubén y yo fuésemos caminando hasta dicho sitio.
Rápidamente enfilamos por el camino, que bordeado de enredaderas y vistosos paisajes de lomeríos totalmente cubiertos de pinos parecían escoltarnos a nuestro paso. Rubén me hizo saber que ese tipo de árboles eran eucaliptos australianos y que es muy posible que dicha especie no existiera en la época en que vivía mi Abuelo en esa zona, pues dicho programa de reforestación no debe de tener más de 25 años de haber iniciado. La creciente demanda, me explicó, responde al hecho de que son árboles libres de enfermedades y de crecimiento rápido, y que prosperan en suelos poco fértiles; cuando se les corta, rebrotan sin necesidad de volver a plantarlos, ventaja muy importante en las zonas secas donde se necesitan bosques para leña y para aserradero, todo esto hizo que viniera a mi mente la imágen de muchos de nuestros montes totalmente desforestados por la tala irresponsable. En la siguiente imagen pueden observar, tal cual es, el bellísimo paisaje que se tiene cuando vas rumbo al cementerio, aunque esto parezca una incongruencia:
 


Al acercarnos a la puerta enrejada creí que no podríamos entrar, sin embargo Rubén hábilmente quitó el cerrojo y cuando menos lo pensé ya estábamos dentro. Buscar tumbas no es tarea fácil, pero no es un panteón muy grande, así que dentro de las posibilidades del tiempo que teníamos fuimos recorriéndolo poco a poco, aparentemente sin suerte. Rubén sugirió que diéramos vuelta a la derecha y siguiéramos hasta el fondo en donde se encuentran las tumbas más recientes y allí encontré primero una de apellido Álvarez, pero que no parecía tener relación ninguna, por la fecha, con la familia de la bisabuela. Sin embargo un poco adelante estaba una especie de monumento que pertenece a la familia de Emilio Alonso Ungido, que si observan en el Arbol Genealógico Aguirre ahora enriquecido con estos nuevos datos, sabrán que fue uno de los hijos de Antonio Alonso, el famoso "pariente" del Abuelo y quién le escribió las cartas de 1928.
El epitafio o placa de Emilio Alonso Ungido está en la parte inferior y nos indica que falleció el 30 de noviembre de 1996 a los 83 años de edad; en la siguiente arriba está la de Celsa Riesgo Menéndez quién falleció el 9 de septiembre de 1994 también a los 83 años, que fue la esposa de Emilio Alonso y a la vez mamá de la actual Celsa Alonso Riesgo, que aún vive y que platicó en 1998 con Cristina Jerez. La placa de la parte superior tiene el nombre de Amabel Alonso Riesgo y es la hermana de Celsa, que acaba de morir pues la placa tiene fecha de 2002, y es la misma que la abuelita de Rubén nos había platicado algunos minutos antes que había muerto recientemente, pero que ella confundió con Celsa. Para nuestra fortuna lo que esto significaba es que Doña Celsa aún vive y que posiblemente podríamos localizarla y hablar con ella.
Pues bien, algo se logró y aunque no encontré en mi rápido recorrido, ninguna lápida con el apellido Aguirre, y sin saber aún lo que vendría después, había conseguido algunos datos más de la familia Alonso que pude adicionar al Árbol Genealógico.
Al regreso del cementerio por el precioso camino que ya relaté, tuvimos además y a lo lejos la vista del capitel de la iglesia de Santa María de Riberas, que pueden apreciar en la siguiente foto:

 


Ya para entonces Rubén me había platicado como en sus andanzas juveniles al ascender a los bellos lomeríos cubiertos de eucaliptos australianos y casi perdidas entre la vegetación, todavía existen las rústicas construcciones de los nidos de ametralladoras que construyeron los soldados republicanos para defender su territorio del implacable avance de las fuerzas franquistas, durante la terrible y sangrienta Guerra Civil Española y que allí quedaron como fieles testigos del último reducto de la resistencia. Como sabemos todos ellos finalmente se vieron obligados a escapar por la ruta del Mar Cantábrico y emigrar hacia otros países que los acogieron, como fue el caso de México que recibió a miles de refugiados republicanos en aquellos años.

Rubén es incansable y ya para entonces nuestro joven guía nos estaba ofreciendo que fuésemos a conocer la Escuela de Riberas, que estaba por allí muy cerca de la Iglesia de Santa María. De ninguna manera íbamos a desaprovechar aquella oportunidad tan valiosa, así que de inmediato y ahora en el auto, enfilamos con rumbo a la escuela, que apenas bajando unos doscientos metros y en una intersección del camino la encontramos con facilidad.
En verdad que no pensaba que pudiera ser la misma escuela donde estudió el Abuelo Emilio, pues se encuentra perfectamente bien conservada, pero al acercarnos nos encontramos con la siguiente placa, véanla en la foto que sigue:

 


Es decir que esta Escuela de Niños fue construida con la donación que hizo un indiano, que había emigrado a Cuba en 1859, evidentemente mucho antes de que el abuelo naciera en 1854 y por lo cual no fueron contemporáneos, tampoco la escuela es la misma donde debe haber estudiado el abuelo, pues fue edificada en 1920, pero si es muy posible que se hubiese levantado en el mismo sitio donde se encontraba la anterior. Después de todo, el paisaje es muy bello y no dudé en tomar varias fotos de este lugar, que posiblemente nuestro Abuelo observó absorto con sus ojos húmedos e imaginando cual sería el futuro que la vida le deparaba y que para muchos jóvenes de aquella época significaba dejar su querida tierra y emigrar a lejanos lugares de costumbres harto distintas a las suyas. Enseguida pueden ver una foto de la escuela tal cual luce en la actualidad:

 


Había llegado el momento de regresar rumbo a la casa de Rubén, nosotros no queríamos dar tantas molestias a nuestro amable guía, pero el nos hizo ver que todavía se encontraba de vacaciones escolares por una semana más, antes de regresar a sus estudios de ingeniería que está cursando en Madrid y por lo tanto, antes de continuar fuimos a saludar al Papá de Rubén.

EL PAPÁ DE RUBEN.
En realidad no era seguro poder encontrarlo, pero nos hizo ver que a esa hora iba a comer a su casa y por lo tanto nos dirigimos hacia allá nuevamente. En el camino comentamos de la belleza del paisaje de esa zona y de la tranquilidad con que viven allí las personas, a lo cual Rubén asintió sin dudarlo, pero también nos hizo ver que por la misma razón, las oportunidades de trabajo para la gente joven no son muchas y algunos de ellos ahora emigran, claro que dentro de la misma España, pero a ciudades más grandes. Rubén por su parte espera poder hacerse cargo en un futuro no muy lejano del negocio de elementos constructivos que es propiedad de su padre.
Al llegar a su casa tuvimos la fortuna de encontrarlo y de saludarlo, mostrando especial entusiasmo en que Rubén continuara acompañándonos en nuestro recorrido. Espero no equivocarme en el nombre, pero el papá de Rubén es el Sr. Casimiro Iglesias.

CAMINO A LAS RABIAS.
En compañía de Rubén, había llegado el momento estelar de nuestro viaje y por fin llegaríamos a Las Rabias, el sitio donde estaba ubicada la casa familiar del Abuelo y en donde habría nacido, pasado su niñez, su adolescencia y su primera etapa de juventud. Después de tanto imaginar aquel sitio, la verdad y a pesar de la descripción tan perfecta que me había dado Cristina, aquello no era como yo pensaba ... era muchas veces mejor.
En 1998 Cristina me había escrito: "Tiene que recordar en este punto, que nos movemos en una zona muy reducida, llena de pequeñas aldeas y caseríos, porque debido a las condiciones del terreno, con una orografía tortuosa,  se trata de una población muy dispersa." y en otro de los mensajes: "Por otra parte, la denominación concejo es lo mismo que municipio o ayuntamiento. Aquí se utiliza concejo, que es la forma tradicional. Además he encontrado una población cercana a Riberas que se llama Las Rabias, que según el Nomenclator de Asturias, editado en 1986, tenía 15 vecinos y cinco casas. Pienso que vamos por buen camino. De momento seguiré investigando y voy a intentar entrevistarme con algún anciano de Las Rabias."
Bien sabemos que Cristina, al igual que Rubén viajó hasta Las Rabias y que en aquel entonces habló con Celsa. Celsa nunca nos contestó, pero muchas veces traté de imaginar aquella escena y veía a Cristina al frente de la casa y a una señora con cara de asombro, que le había abierto la puerta de la casa, pero que no la invitaba a pasar. De cualquier manera yo veía aquella casa en un lugar aunque poco accesible, si despejado y sin mayor vegetación y mucho menos cubierto de pinos, además pensaba que por ser un pequeño caserío se podría ver fácilmente desde el pueblo de Riberas.
Riberas ya nos había deparado la grata sorpresa de ser un sitio totalmente distinto de lo que jamás habría podido imaginar, todo era verdor, los lomeríos estaban tapizados de eucaliptos y las casas cubierta de flores y enredaderas estaban incrustadas aquí y allá entre las distintas ondulaciones del terreno.
Pero ahora íbamos rumbo a Las Rabias y Rubén me había indicado como debíamos conducir hasta allí, doblamos a la derecha por la tercera entrada y la clave es observar que en la carretera AS-16, que viene de Pravia está perfectamente señalizada la desviación mediante un letrero que indica con flechas que por allí se tiene acceso a Los Veneros que se encuentra a 4 Km. y a La Llamera que está a 2.5 Km. Hay otra flecha que indica que la Capilla de Santa Eulalia, reliquia histórica del siglo XVII se encuentra a 4.5 Km. de allí . Todos estos nombres de poblaciones y lugares fueron nombrados en las cartas que envió Antonio Alonso en 1928 y están cercanos a Las Rabias. Otra clave que nos había dado Doña Engracia desde el principio, es que primero se encuentra el pequeño letrero de un Bar llamado, muy de acuerdo con la belleza de este sitio, "El Paraíso" y a unos 200 a 300 metros adelante están los letreros de la desviación que indico arriba, sin embargo como se puede observar el nombre de Las Rabias, por ser un lugar tan pequeño, ni siquiera aparece. Esta es la carretera AS-316 que mencioné al principio y que estaba en construcción en 1928.
Tratando de imaginar a quién podríamos encontrar allí y de que manera habría de recibirnos Doña Celsa, fui conduciendo el auto hacia arriba por una hermosa carretera, algo sinuosa y angosta pero de suaves pendientes y bellos paisajes; el trayecto hasta Las Rabias debe de ser aproximadamente de 2 km. y se encuentra prácticamente en el sitio donde se derivan a la izquierda el camino a La Llamera y continuando hacia arriba a Los Veneros y Santa Eulalia.
Finalmente Rubén nos hizo la indicación de que habíamos llegado al sitio y que había que estacionarse y bajar del auto ...
Lo que vimos a nuestro alrededor los describirán mucho mejor que yo las fotos que siguen, en una de ellas Mela y Rubén comentan del incomparable paisaje que rodea esa zona y en la otra se aprecian las rústicas, pero pintorescas casitas que forman parte del caserío de Las Rabias:
 

 


Era tiempo de buscar la casa del abuelo y por lo mismo Rubén que ya había estado allí y que en su mensaje me decía que creía haberla localizado, haciendo un ademán me indicó con su dedo la que el pensaba que era la Casa del Abuelo, pero en cuanto la vi de inmediato supe que no era. Es evidente que aquel escenario, como ya lo dije antes, era muy distinto de lo que me había imaginado, empezando porque Riberas estaba retirado y no se podía ver desde allí y en segundo porque el paisaje era en verdad mucho más bello de lo que podría haber vislumbrado en mi mente; pero por el contrario de aquello, de lo que si podía estar seguro era de la forma y la distribución de la casa y no tenía la menor duda, pues ya conocía los planos que le habían enviado al abuelo en 1891 y aquella no podía ser la Casa del Abuelo. La que sigue es la casa que me mostró Rubén y que el creyó que era la casa que buscábamos:


Rubén ya me había mostrado como del lado del frente de aquella casa corre un alegre arroyuelo de aguas cristalinas y que allí permanece, ya sin uso, uno de los molinos de agua que se utilizaban antiguamente y que Antonio Alonso menciona que tenía en una de sus cartas. Por lo tanto decidí llevar mi vista hacia arriba y siguiendo la dirección del arroyo y más al fondo, prácticamente incrustada en el centro del paisaje y bastante separada del resto de las casas, estaba la Casa del Abuelo ... la casa que desde tan lejos, habíamos venido a buscar ...

LA CASA DEL ABUELO.
Caminando por la vereda que bordea con el arroyo, nos dirigimos rumbo a la casa que está pintada en color blanco y que muestra hacia el frente dos ventanas en la planta alta y dos puertas en la planta baja. Ya ustedes han visto el bello escenario natural que la rodea en la foto que aparece al inicio de este relato, pero la que sigue es otra de las fotos que fue tomada de una distancia más corta que la anterior:

 


Conforme nos fuimos acercando, reconfirmé mis recuerdos, pues aunque no llevaba las copias de los planos, si recordaba que por un costado de la casa tenía 4 ventanas, dos arriba y dos abajo. Como dije antes, hoy solo tiene las dos de la planta alta y las de abajo se convirtieron en puertas. Se aprecia que la casa ha sufrido modificaciones con el paso del tiempo y de acuerdo con el uso que ha sido necesario darle a cada una de sus partes. Lo primero es, que detrás de la casa original ya existe otra sección o ala que no existía originalmente y que aparentemente se utiliza como habitación y que está enlazada con la parte alta de la casa vieja. De esta manera la planta baja de la parte vieja ahora se utiliza como bodega o establo y por lo tanto ahora tiene dos puertas en vez de ventanas. En la parte superior de la foto de arriba se aprecia el segundo alero de tejas que corresponde a la parte nueva.
La construcción que se observa del lado izquierdo de la casa con techo de tejas de 4 aguas, es el almacén de granos y lleva el nombre de "hórreo" siempre y cuando esté construido sobre 4 columnas de piedra con forma de pirámide truncada (pegoyos) y unas losas horizontales de forma circular (muelas) que impiden subir a los roedores. Se accede al hórreo por una escalera suspendida del suelo (patín) y la puerta de acceso suele orientarse al este o al sur, colocando otra en el extremo opuesto a fin de crear una corriente de aire que mantenga ventilado el lugar. Este tipo de granero es característico de Asturias, encontrándose en la mayoría de las casas, pero cuando está construido sobre 6 columnas cambia su nombre y se llama "panera". Si quieren saber más sobre "hórreos" hagan click en este interesante enlace. En la foto que sigue pueden observar con más claridad tanto la situación de las ventanas y las puertas que describo y al fondo el "hórreo" o almacén de granos:
 


Para una comparación de esta vista, con la fachada que muestran los planos de 1891, pueden acceder a la Cronología del Abuelo, haciendo click en este enlace. Las formas que observan a contraluz son de Rubén y Mela y detrás de ellos el único descendiente de Antonio Alonso que logramos encontrar en ese día ...

LOS DESCENDIENTES DE ANTONIO ALONSO.
Al llegar a la casa solamente una persona encontramos, se trata de Fernando López Alonso y es hijo de nuestra ya muchas veces mencionada Celsa Alonso Riesgo; es un hombre joven de unos 34 años y en la foto que más abajo se muestra, lo verán ustedes junto a Mela y Rubén Iglesias. Una vez que le dijimos quienes éramos y que buscábamos, se mostró diría yo, un poco distante de nuestro interés y nos dijo no estar enterado de nada. Al preguntarle por Doña Celsa nos dijo que no se encontraba, que habían salido los dos, supongo que se refería también a su papá, hacia Pravia y que en verdad no tenía la menor idea de cuando regresaban.
Ante esa situación lo mejor fue no insistir sobre el tema y le pregunté si tenía algún inconveniente en que tomara algunas fotos y video, ante lo cual se mostró muy accesible. Mientras el se dedicó a platicar con Rubén y con Mela, yo aproveché para hacer las tomas, e incluso tomar una foto de él. Al final acabó por recordar a Rubén, pues como le gusta montar a caballo ya lo había visto pasar por allí en alguna otra ocasión. Fue una lástima no encontrar a Doña Celsa, pero hasta cierto punto ya hemos comprobado toda la línea de descendencia de esa familia y no hay mucho más que agregar, dado que no son descendientes directos y no ostentan el apellido Aguirre.
Nuestra razón principal era conocer la casa y esa se cumplió y ahora tenemos imágenes vívidas de como se vive actualmente en esa zona que es en verdad un privilegio otorgado por la naturaleza.


 


Un poco desilusionados por no haber establecido un contacto más cercano con la familia Alonso, regresamos al auto y poco a poco fuimos retornando hacia Riberas. Ya era el momento de llevar a Rubén a su casa y despedirnos de él, agradeciéndole todas las inmerecidas atenciones que tuvo con nosotros. Sin embargo el ofreció que nos volveríamos a ver pues quería que conociéramos a Evelyn, que como ya he dicho es su novia.
Un día muy fructífero y trascendental en mi vida estaba a punto de terminar ...

SOTO DEL BARCO.
Una vez que dejamos a Rubén en su casa, no estábamos cansados todavía y como era apenas un poco menos de las 2 de la tarde le propuse a Mela que fuésemos a Soto del Barco antes de irnos a comer. Para trasladarse de Riberas a Soto del Barco es muy fácil, pues apenas si son 3 Km. circulando por la carretera AS-16 que ya conocemos y en menos de 10 minutos ya estábamos allí.
Como sabíamos que tanto Riberas como Las Rabias pertenecen al Consejo de Soto del Barco, Cristina nos había dicho que posiblemente en la Biblioteca de ese lugar podríamos encontrar alguna información adicional. Por ser un lugar muy pequeño fácilmente encontramos la plaza cívica en donde se encuentran tanto la Iglesia, cuya foto pueden ver abajo, como el Palacio del Ayuntamiento; sin embargo ya todo estaba cerrado y no se veía ni una sola persona a quién preguntarle y por tal motivo estacionamos el carro y me fui caminando por una calle hasta que a unos 300 m. de distancia pude encontrar algunos vecinos que me informaran.
Ellos me hicieron saber donde estaba la Biblioteca, pero que lo más seguro es que no abriera ese día y que el Ayuntamiento solo abría de 9 a 2 de la tarde. Una vez que supieron que era lo que buscaba, me recomendaron que buscara al Sr. Roberto Trellez que era muy conocedor de esos asuntos, sin embargo eso tendría que ser en otra ocasión, pues como digo todo estaba cerrado y por ahora no había más que hacer en ese lugar.
 


Ante tal situación le propuse a Mela que fuésemos hacia el mar para conocer la desembocadura del Río Nalón ...

DESEMBOCADURA DEL RIO NALÓN.
Para ir de Soto del Barco a la desembocadura del Río Nalón, también es un trayecto muy corto, de no más de 3 Km., que se realiza a través de la carretera SB-3 con destino a San Juan de la Arena. Este es un pueblo pequeño, pero aparentemente con más movimiento que Soto del Barco, debido a que existe una playa en ese lugar que se conoce como Playa de los Quebrantos y es una extensión de aproximadamente 2 Km. de largo con arena negra, que le da cierto atractivo turístico.
Sin embargo la parte que a mi me interesaba conocer era la desembocadura del Río Nalón al Mar Cantábrico y fue allí donde pasamos la mayor parte del tiempo. El Río Nalón siempre ha sido la fuente de vida de esa región de fértiles tierras propicias para la agricultura y la ganadería, nace en La Nalona y mantiene dirección noreste en general, hasta la confluencia con el Narcea en la localidad de Forcinas (Pravia). Excluido el Narcea, cuenta con la mayor superficie de cuenca (3.692 kilómetros cuadrados) y es el río más largo (145 km) y caudaloso de Asturias y tal como se dijo antes desemboca en el mar Cantábrico, entre San Esteban de Pravia y San Juan de la Arena.
En la foto que sigue se aprecia el último tramo del río antes de salir al mar, en donde existe un pequeño faro y unas escolleras de roca para darle protección.


Tiempo después decidimos quedarnos a comer en un restaurant de esa zona, para después tomar otra carretera que conduce a Muros del Nalón. Sin embargo, en el camino cambiamos de parecer y decidimos mejor regresar para descansar en el Hotel y por lo tanto tomamos otro camino de regreso a Pravia. Esa carretera en perfectas condiciones, es más angosta y mucho más sinuosa, pero en verdad tiene unos paisajes de maravilla que disfrutamos en todo el taryecto que no es mayor de 10 Km.
Era tiempo de llegar al Hotel Casa del Busto y dedicarnos a descansar un buen rato.
No vimos a Rubén aquella noche y nos fuimos a dormir con la esperanza de encontrar a Cristina al día siguiente por la mañana.
No cabe la menor duda, habíamos pasado un día de múltiples e inolvidables emociones ...

NUEVAMENTE CRISTINA.
Para fortuna mutua la abuelita de Cristina mejoró un poco y ella pudo regresar de Oviedo y estar en la biblioteca por la mañana tal como nos lo había prometido.
De hecho puedo decir que conocimos a Cristina hasta ese día, pues ya más tranquila observamos la manera tan eficiente y amigable en que maneja la biblioteca y además del flujo permanente de visitantes que acceden en busca de información o para devolver o renovar el préstamo de libros y CD's.
Enseguida pueden ver una foto que muestra a nuestra buena amiga Cristina Jerez Prado, trabajando en su escritorio de la Biblioteca Pública Antón de Braña, en Pravia, Asturias:
 


Le platicamos lo fructífero que había sido el día anterior gracias a la ayuda que nos había brindado Rubén y del relativo fracaso de no haber podido contactar a Doña Celsa.
Yo llevaba anotados algunos datos que quería confirmar o consultar con ella y se los hice saber, pero el de más importancia era que me había dicho en 1998 que en su biblioteca permanecían aún algunos documentos pertenecientes a Riberas de 1835 y 1836 y que sería factible consultarlos: "Voy a revisar también el borrador del libro de nacimientos, matrimonios y defunciones que corresponde a los años 1835 y 1836, que por algún motivo se encuentra en los archivos de este Ayuntamiento. Encontrar algo de su familia en estos documentos sería ya una cuestión de suerte."
Desde aquel entonces no habíamos vuelto a comentarlo y le pedí que si fuera posible me los permitiera para darles un vistazo y saber si existía algún dato adicional que nos fuera útil para el Árbol Genealógico Aguirre. Una vez que despachó los asuntos pendientes, llegó Cristina con una caja grande que contenía algunos legajos de documentos correspondientes a los años mencionados y me los puso sobre la mesa para que pudiera revisarlos con cuidado.Cuando estás de viaje y fuera de tu lugar de trabajo habitual, no es tan fácil concentrarte en lo que haces, pero haciendo mi mejor esfuerzo para no distraerme, fui buscando en uno por uno de los 4 legajos y cuando ya pensaba que no encontraría ningún dato adicional, me encontré por fin el apellido Aguirre en un documento.
Corresponde a la Lista de Bautizados de la Parroquia de Santa María de Riberas del mes de septiembre de 1836 y allí aparece el registro como sigue: "Carlos nació el día 25 del mismo, hijo de Agustín Aguirre y Nicolasa Blanco".
El dato resulta ser muy valioso, pues coincide con las fechas en que Cristina localizó en los Censos de 1815 y 1836 a Agustín Aguirre González que era hermano del bisabuelo Luis Aguirre González. Por lo tanto fue posible agregar dos datos más al Árbol Genealógico: el nombre de su esposa Nicolasa Blanco o Blanbe y el nombre de su hijo, un descendiente Aguirre de la misma familia, contempóraneo del abuelo y también nacido en Riberas, su nombre habría sido Carlos Aguirre Blanco. Esto al menos evitó que la consulta fuera inútil, pues es un dato muy valioso.
Enseguida muestro la imagen de escaner de la copia del manuscrito que encontré en la biblioteca
:


Otro de los asuntos que tenía pendientes con Cristina, se refería a la imposibilidad de establecer contacto con Paloma, la bibliotecaria amiga de ella que atiende los asuntos del Concejo de Soto del Barco y del cual depende Riberas desde 1836. Según entiendo, ella es la encargada de la biblioteca de San Juan de la Arena, pero a pesar de haberle enviado varios e-mails desde 1998, nunca pude tener éxito con ninguno, pues nunca recibí contestación. Mientras yo buscaba datos en los documentos, Cristina hizo varias llamadas telefónicas y obtuvo algunos resultados que considero muy positivos.
En primer término localizó a Paloma, pero como era viernes tenía el día muy comprometido y por desgracia para el lunes nosotros ya no estaríamos allí. Así las cosas Paloma se ofreció a ayudarnos a rastrear algunos datos en Soto del Barco y nos los haría llegar a través de Cristina.
Yo espero poderle enviar a Cristina un resumen de lo que buscamos y así ver si logramos algún dato adicional.
En segundo término se puso en contacto con sus amistades del Concejo de Candamo, si ustedes recuerdan o miran el plano al final, sabrán que Candamo es un Concejo limítrofe con Soto del Barco y Pravia y de allí emigraron los primeros Aguirres alrededor de 1800. Esto significa que sería factible encontrar más personas del mismo tronco familiar en el concejo referido.
Al poco tiempo supe, por boca de ella que ya había averiguado que lo más probable era encontrar alguna información de Candamo, pero en el pueblo de Grado y que me sugería que fuéramos allá. Así que una vez dada la explicación de como llegar allí, salimos Mela y yo con rumbo a Grado ...

CANDAMO Y GRADO.
Para llegar a Grado se utiliza la carretera AS-236, que es la otra alternativa de ruta para llegar a Oviedo y que pueden ver con más claridad, ampliando el plano de localización que se muestra más abajo. No se requiere arriba de media hora de camino y durante el trayecto se cruza un lugar denominado San Román de Candamo, zona de la cual pudieran haber emigrado los Aguirres de Riberas.
Grado es una ciudad bonita, visiblemente más grande que Pravia y facilmente encontramos el sitio en donde se encuentra el edificio del Ayuntamiento, que era el sitio que buscábamos. Una vez que entré a la oficina indicada, me di cuenta que sin la ayuda de alguna de las empleadas iba a ser muy difícil que encontrara algo del Concejo de Candamo en el Catálogo de Documentos que tienen para consulta del público en general, así que opté por pedirles ayuda y preguntar especificamente que tenían de Candamo en el archivo. Para sorpresa mía, la empleada que me ayudó me indicó que solamente tenía un expediente de Candamo y que correpondía al año de 1831, por lo que desde luego le solicité que me hiciera el favor de mostrármelo
No tardó mucho en regresar con un legajo bastante grueso de papeles muy antiguos y me indicó que podía utilizar alguno de los escritorios de la oficina que no estaban en uso para que pudiera hacer la consulta.
Es evidente que estaba de suerte otra vez, pues a pesar de ser muchísimas hojas logré encontrar 8 registros de personas con el apellido Aguirre, aparte de sus respectivos hijos, de los que eran casados. Dentro de lo sobresaliente que me hicieron saber poco después en Pravia, fue que no eran del todo plebeyos, pues todos ostentaban el grado de Dalgo Notorio o bien Hijo Dalgo Notorio, que la verdad hasta este momento no puedo explicar con exactitud el significado, pero representaba una cierta carcaterística de linaje.
Los nombres registrados del Censo de 1831 son: Antonio, Juan, Fernando, José, Antonio, Cristobal, Josef, Francisco y Josef, todos ellos de apellido Aguirre. En la siguiente imagen de escaner de la copia de una de las páginas que traje pueden ver, bastante borrados, 4 de los registros que menciono:
 


Regresamos a buena hora para comer en Pravia en el restaurante del Hotel Casa del Busto, que se conoce como la Sala del Buen Yantar y que tiene prestigio de servir muy buenos platillos. Habíamos hecho una cita con Cristina para comer juntos, pero al final tuvo contratiempos y no pudo estar con nosotros, sin embargo por la tarde la vimos nuevamente e hicimos planes para darle seguimiento a la información que pudiera conseguir Paloma.
Pero ella nos tenía una información adicional que había conseguido por conducto de otros amigos y se trataba de una familia Aguiire que se encuentra viviendo y está localizada su dirección en San Juan de la Arena. Por curioso que nos parezca los datos son los siguientes: Luisita la de Ernesta, Calle de Cármen Miranda, San Juan de la Arena, incluso me hicieron un croquis de como llegar allí para el día siguiente que era sábado.
Había llegado ya el momento de despedirnos de Cristina, desearle que su abuelita se recuperara muy pronto y sobre todo agradecerle plenamente toda su cooperación y su ayuda desinteresada.

No sabemos si algún día podamos regresar a esos bellos lugares para poder saludarla otra vez, pero sirva esto, para hacerle llegar nuestro más amplio reconocimiento y nuestro agradecimiento sincero por toda su colaboración y su ayuda.
Regresando al hotel empezamos a acomodar nuestro equipaje para el día siguiente que saldríamos con destino a Gijón, supuestamente pasando por San Juan de la Arena para buscar a Luisita la de Ernesta. Cuando creíamos que ya era hora de dormir, sonó el teléfono y me comunicaron con Rubén, él y su novia estaban en la recepción y venían por nosotros para platicar un rato y tomar una café. La plática se prolongó animadamente por más de hora y media y quedamos muy complacidos de haber conocido a ambos jóvenes, Rubén y Evelyn.
Para ellos también me permito aprovechar este medio para otorgarles nuestro mas sincero agradecimiento y reconocimiento por toda la ayuda que nos brindaron.
El tiempo corrió rápido y estábamos, según creíamos, a punto de dejar para siempre aquellos bellos lugares ...

UN GRAVE ERROR.
El día siguiente a buena hora partimos con destino a Gijón, que es un puerto y que nos habían recomendado conocer. No pudimos llegar a San Juan de la Arena, por lo que para mediodía ya estábamos allá, no quisimos llegar muy tarde para poder conocer aquel bonito lugar y porque no teníamos reservación de hotel. Una vez que llegó la noche y después de haber recorrido los sitios de interés, me puse a revisar las imágenes de video que había grabado en el día
No podía creerlo ... ¡Había grabado las imágenes de Gijón sobre las de Ribera! ¡Las borré!
Aunque estaba desesperado por el grave error, Mela me dijo: -Mañana las vuelves a grabar-
No era nada fácil, pues por cuestiones de horario tenía que entregar el auto en Oviedo, antes de las 12 del día. En verdad tenía un problema bastante complicado de resolver, pero no me quedaba otro recurso. Por increíble que pareciera, otra vez estaríamos en Riberas.
¡Que pronto, Dios nos había permitido regresar!
Dentro de mi especial manera de ver lo positivo de las cosas, ese era un buen punto de vista y al día siguiente muy temprano ya estábamos en camino de Riberas. Tendría que hacer todo rápido y bien ... pero según había aprendido en la vida ¡Rápido y bien, no ha habido quién! y por lo mismo me sentía nervioso y presionado.
La enseñanza de Rubén nos sirvió mucho y cuando menos lo pensé ya estábamos enfrente de la iglesia grabando las imágenes de nuevo, pero ahora en una mañana nebulosa por lo temprano que era y por las amenazas de lluvia. Mientras grababa el exterior mi preocupación era de como le haría para conseguir la llave y entrar a la iglesia.
¿ En donde la habría conseguido Rubén?
Pero cuando me acerqué a la puerta me di cuenta que estaba cerrada y cuando la empujé suavemente ¡la puerta se abrió! Estaba abierto, iban a tener boda, pues era domingo.
¿Y la luz? ¿Donde se enciende la luz?
Bueno solo me resta decirles que recuperé todas las imágenes que había perdido, algunas resultaron mejores que antes, otras no, pero Dios nos ayudó y no las perdí. Grabamos la Iglesia por dentro y fuera, el Cementerio y la Escuela. Todo muy bien.
Ahora sí ..¡Adios Riberas! Ojalá y algún día pueda regresar por aquí ...
La que sigue es una foto de dicho lugar, con nuestro auto Fíat estacionado, mientras bajé a recuperar las fotos de la escuela:
 

 


     EL SUEÑO DEL ABUELO POR FIN CUMPLIDO.
Estos párrafos finales son un humilde tributo al Abuelo:

Querido Abuelo:
Se muy bien que nunca pudiste regresar a tu tierrina.
Nunca pude conocerte, pues nací después de que tu murieras ...
Pero se ahora, lo que debiste sufrir en los últimos años de tu vida,
por tu situación económica y por la desesperación de no volver a ver lo tuyo.
Aunque mi padre tampoco pudo conocer Riberas y Las Rabias,
he sido yo, tu nieto, quién pudo tener la dicha de regresar aquí,
muchos años, más de 130 años, después de que tu saliste.
Me siento contento de haber podido lograrlo ...
y al menos aquí, en realidad virtual, he querido que estés también,
acompañándonos, desde tu casa, en nuestra felicidad de este día.
Gracias Abuelo, por todo lo bueno que nos has heredado ...
Manolo.

 


COMO LLEGAR A RIBERAS.
Aunque en el mapa que sigue no se pueden ver Oviedo, Avilés y Gijón, que son las mayores y más importantes poblaciones del Principado de Asturias, las van a encontrar en cualquier plano de carreteras. Por el contrario los detalles de los caminos de Pravia y Soto del Barco, no son tan fáciles de conseguir y el siguiente, que mostramos en esta página por una cortesía de Crsitina Jerez y que ya después nos indicará a que publicación oficial de Asturias debemos darle el crédito, es un verdadero portento de exactitud, pues cuando lo vean amplificado podrá distiguir hasta la posición de las casas que se encuentran ampliamente diseminados entre los lomeríos de la región.
Para llegar a Pravia que es donde está el Hotel Casa del Busto, que está afiliado a la cadena hotelera norteamericana Best Western, nosotros viajamos de Madrid a Oviedo en un tren Talgo de primera clase con excelente servicio y un recorrido no mayor de 5 horas. Al llegar a la estación de Oviedo recogimos un Auto alquilado en la agencia Avis, pero también existe Europe Car, y de allí viajamos por carretera hasta Pravia. Aunque no sea el más corto, el mejor camino de Oviedo a Pravia es tomar la Autopista de Oviedo - Avilés, que son 28 Km, al llegar a Avilés, no se debe entrar a la zona urbana, hay que tomar el libramiento (ronda) de la ciudad que está indicado ampliamente con letreros que dicen La Coruña. Al terminar el libramiento también termina la autopista y se convierte en una carretera de 2 carriles (tres en las subidas) pero en muy buenas condiciones y se trata de la N-632, que ya aparece en el mapa de abajo.
Al llegar a Soto del Barco existe una glorieta para distribuir el tránsito de vehiculos y se debe tomar dicha dirección (a Soto del Barco) para continuar por la carretera AS-16 que ya he mencionado antes en varias ocasiones. El trayecto de Soto del Barco a Pravia no es de más de 10 Km. por lo que se llega en menos de 15 minutos.
 

Haga Click para ampliarla


GALERÍAS DE FOTOS.
A continuación pueden ver las galerías de fotos de Pravia, Riberas, Las Rabias, Soto del Barco, San Juan de la Arena, Grado, Gijón, Avilés y Oviedo.
 

ENLACES CON ASTURIAS.
Los enlaces que siguen son muy útiles para conocer mucho más de esa bella tierra que es Asturias, en España.

Vivir Asturias:
http://www.vivirasturias.com/

Asturias desde Pravia:
http://www.ciberwalker.com/

Asturias en la Emigración:
http://www.muslera.com/indianos/

Mi Asturias:
http://www.miasturias.com/

Asturias Digital:
http://www.asturiasdigital.com/index.php

Universidad de Oviedo:
http://www.etsimo.uniovi.es/

Portal de Pravia:
http://pagina.de/pravia

 

Se terminó de escribir el día 20 de Octubre de 2002, fecha que conmemora el Centésimo Aniversario de Nacimiento de mi padre el Sr. Manuel Aguirre Betancourt

* Con frecuencia me preguntan porqué muchos de los escritos comienzan:
 "Con M de...", pueden conocer la explicación oprimiendo aquí.

 

Ir a la fotografía familiar ampliada con los nombres
Oprime aquí si quieres saber lo que veo en esa foto.
Oprime aquí para conocer detalles biográficos de quienes aparecen en la  foto.
Oprime aquí para conocer más de la vida del Abuelo Emilio, la Abuela Delfina y los tíos Aguirre Betancourt

Ir al mapa detallado de la región de Asturias donde están Riberas y Las Rabias
Oprime aquí para ver los árboles genealógicos familiares
Oprime aquí para ver el Email del Día del Padre de 2001

 

 Ir a la Página Principal

 

Tu opinión es importante
Manda un mensaje


o haz contacto con:
Ing. M. Aguirre

 Ir a la Página Principal

Ir a MEXICO MAXICO

  Ir al Portal Aquí Querétaro

 

 

Derechos de Autor Reservados -
Última revisión: Jueves, 21 Abril 2011.